«El estado de Nueva York sigue siendo uno de los lugares más seguros del país en relación al virus covid-19», subrayó la USTA, puesto que aunque la región inicialmente fue el epicentro de la enfermedad en EE.UU., en la actualidad es una de las zonas donde menos infecciones se registran.

La USTA aseguró además que publicará sus medidas concretas de seguridad y salud en una fecha más cercana al evento deportivo, que comenzará con el Masters de Cincinnati el próximo 20 de agosto y continuará con el US Open el 31 de agosto, y recordó que en todos los aspectos ha trabajado en colaboración con la asociación tanto masculina como femenina de tenistas profesionales, la ATP y la WTA respectivamente.

El anuncio se produce un día después de que la australiana anunciara que no acudirá a Nueva York para participar en los torneos, y habló claramente de su miedo a una infección. «Mi equipo y yo hemos decidido que no viajaremos a EE.UU. para el Western & Southern Open ni para el US Open este año», dijo en un comunicado Barty, que el año pasado ganó el Roland Garros.

«Me encantan los dos eventos y fue una decisión muy difícil, pero implican riesgos significativos por la covid-19 y no me encuentro cómoda poniéndome a mí y a mi equipo en esa posición«, agregó la tenista, que dijo que tomará una decisión sobre su asistencia al abierto francés, que se ha retrasado este año hasta finales de septiembre, en las próximas semanas./ EFE